Uncategorized

Desde adentro: cómo se vive la marcha del millón en el Obelisco

El Obelisco es hoy el epicentro de aquellos que decidieron sumarse a la marcha del “Sí, se puede” , en apoyo a la gestión del presidente Mauricio Macri y que busca congregar un millón de personas. Esta será la última escala porteña de las que recorrerá treinta ciudad en treinta días que organizó el oficialismo antes de las elecciones del 27 del octubre.

La gente se empezó acercar desde las 14 y fueron desplegando los carteles, las banderas, los pañuelos. Los conductores que pasaban por Carlos Pellegrini antes de que corten la circulación bajaban las ventanas de los autos. Algunos arengaban a la gente, otros no tanto y se armaban discusiones al paso.

El dron de La Nacion a menos de una hora del comienzo del acto. Credito: Ricardo Pristupluk 00:42 Video

El escenario está armado de cara a la Avenida Córdoba, detrás se encuentra el Edificio de Obras Públicas con la imagen de Eva Perón, uno de los motivos por los que se pensó que la estructura iba a estar al revés.

Las torres de sonido están por doquier y se levantan incluso 200 metros antes de llegar al escenario. También hay puestos de atención médica dispuestos en los costados de la avenida para atender cualquier emergencia y un sin fin de baños químicos para la gente.

Entre la gente está Enrique Pérez, un jubilado de 72 años que vino desde los Polvorines hasta el centro porteño. Para esto se tomó un tren y luego un colectivo. Avanza despacio porque camina con un andador y decidió sentarse en una vereda, a la sombra. “Vengo porque le quiero dejar un país mejor a mis nietos, con valores, una república de verdad. Aunque me cueste caminar voy a venir igual”.

Enrique llegó desde Los Polvorines Fuente: LA NACION – Crédito: Hernán Zenteno

Muchos trajeron carteles con consignas, como “Soy Nisman”, “No queremos más corrupción” o “No queremos terminar como Venezuela”. Todas causas o consignas que el oficialismo nombró hasta el cansancio para diferenciarse del kirchnerismo.

Una de esas personas es Mabel Tévez, de 60 años, que lleva un cartel que dice: “Mauricio, buscando un cambio te encontré”.

Entre los carteles hay muchos que hacen referencia a la procedencia de quienes los cargan. Algunos dicen “La Matanza, un municipio que la semana pasada sufrió graves inundaciones. “No queremos más peronismo. No hicieron nada en todos estos años, ni una obra. Mira cómo está La Matanza, está bajo el agua. La Matanza, contrario al slogan, no avanza”, dice Silvina Fetter, de 48 años.

También hay familias, como Carolina Méndez, de 35, Juan Cassoi, de 36 y sus hijos Ivana y Tomás, de cuatro y seis años respectivamente. “Esta es una marcha pacífica, familiar, de gente que piensa que los valores no se entregan, ojalá no volvamos al pasado, yo soy optimista”, dijo Cassoi que lleva puesta una camisa blanca y un sweater en los hombros.

Como siempre están los vendedores. Acá se ofrece de todo, remeras, banderas de distintos tamaños y para los más convencidos hay pines con la cara del presidente.

Los precios son variados. Las remeras salen $400, los pines $150, las banderas entre $150 y $200. En cuanto a las bebidas, por $80 es posible comprarse una botella de gaseosa de medio litro.

Los vendedores en la zona del Obelisco Fuente: LA NACION – Crédito: Hernán Zenteno

Por: Alejandro Horvat ADEMÁS Marcha del millón: comenzó el acto en el Obelisco con una arenga de Marcos Peña Por el mundo: la “marcha del millón” de Mauricio Macri se replica en varias ciudades A qué hora será la marcha del millón y qué cortes de tránsito habrá en el Obelisco Decisión crucial: las incertidumbres políticas que comenzarán a ser despejadas ¿Te gustó esta nota?