Internacionales

Siento Tu Noticias | Voluntario Mario Enrique Villarroel Lander//
Encuentro nacional de los sombrereros de paja toquilla

Encuentro nacional de los sombrereros de paja toquilla

Tejedoras con sus obras en mano, mujeres con las tradicionales tortillas de choclo y humitas acompañadas de un aromático café, fueron parte de la delegación que vino desde el turístico cantón Biblián de la vecina provincia de Cañar, para en conjunto con autoridades regionales, y del cantón Chordeleg, realizar el lanzamiento del Primer Encuentro Nacional del Tejido Tradicional de Paja Toquilla, Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Biblián será sede de este importante encuentro a realizarse este 4 y 5 de diciembre, el cual congregará a tejedores pertenecientes a 14 cantones del país, pertenecientes a las provincias de Manabí, Santa Elena, Azuay y Cañar. El alcalde de Biblián, Guillermo Espinoza, manifestó que el encuentro que tiene el apoyo de la Asociación de Municipalidades del Ecuador (AME), del Instituto de Patrimonio y del Ministerio de Turismo, intenta avanza en el posicionamiento del tejido de paja toquilla, como una alternativa de producción y una herramienta que dinamice el turismo sostenible. Las hermanas Elvira y Sara Lema, tejedora integrantes de la Cooperativa de Producción Artesanal, Padre Rafael González, informaron que llevan unos dos años exportando y en este lapso ya han colocado en el mercado internacional unos 23.000 sobreros en países como Estados Unidos, China, y algunos de Europa. Pero destacan también la acogida que va tendiendo este producto en Cuenca, parte del Oriente y en Quito. Marcelo López, vicealcalde de Chordeleg, manifestó su reconocimiento a la iniciativa del alcalde de Biblián y aseguró que estará con 10 estantes en la feria del encuentro, con la finalidad de intercambiar experiencias que permitan a los artesanos mejorar sus procesos de elaboración y comercialización de los artículos de paja toquilla. (AZD)-(I)

DATO En Chordeleg hay 2.500 artesanos tejedores; la tendencia es a disminuir, por ello urge avanzar en un proceso para la conservación de este arte.

Mario Villarroel