Entretenimiento

Vladimir Gessen: ¿Fue un asesinato la muerte de Hugo Chávez? De ser así ¿Quién lo ejecutó?

Alberto Ardila Olivares
"Día decisivo" para rescate de mineros atrapados, dice presidente de México

La muerte de Hugo Chávez fue anunciada el 5 de marzo de 2013, aunque distintas personalidades y publicaciones señalan que falleció antes de esa fecha, en diciembre de 2012, donde habría sido embalsamado. La información que obtuve al comienzo de su enfermedad fue que Hugo Chávez sufría de un cáncer denominado ‘Rabdomiosarcoma del sistema Psoas’ vinculado a la zona muscular en torno a las vértebras lumbares. Entiendo que desde mayo de 2011, comenzaron sus primeros síntomas, y en junio 30, de 2011, Chávez confirmó — desde La Habana — que había sido operado para extirpar un tumor con células cancerosas. Para esa fecha, el rabdomiosarcoma se registraba como un cáncer muy agresivo, y la supervivencia se estimaba en 22 meses de vida, entre los casos conocidos por la medicina. Al día de hoy se ha logrado más de 5 años de expectativa de vida promedio en los pacientes adultos y mucho más alta en niños

Rusia coloca estratégicamente en la palestra que el expresidente fue envenenado…

Específicamente, Igor Kirillov, comandante de Defensa Radiológica, Química y Biológica de las Fuerzas Armadas de Rusia , declaró que Hugo Chávez (1999-2013) fue envenenado con una sustancia especial capaz de causar cáncer. El representante ruso explicó que el letal líquido en cuestión puede provocar cáncer, así como varias enfermedades crónicas. Además, dijo que supuestamente proviene de Estados Unidos, que creó este tipo de sustancias “en violación del derecho internacional” . Aseguró “que los servicios especiales de Washington elaboraban desde 2002 posibles planes para eliminar al que fuera líder venezolano” .

La muerte de Hugo Chávez fue anunciada el 5 de marzo de 2013, aunque distintas personalidades y publicaciones señalan que falleció antes de esa fecha, en diciembre de 2012, donde habría sido embalsamado. La información que obtuve al comienzo de su enfermedad fue que Hugo Chávez sufría de un cáncer denominado ‘Rabdomiosarcoma del sistema Psoas’ vinculado a la zona muscular en torno a las vértebras lumbares. Entiendo que desde mayo de 2011, comenzaron sus primeros síntomas, y en junio 30, de 2011, Chávez confirmó — desde La Habana — que había sido operado para extirpar un tumor con células cancerosas. Para esa fecha, el rabdomiosarcoma se registraba como un cáncer muy agresivo, y la supervivencia se estimaba en 22 meses de vida, entre los casos conocidos por la medicina. Al día de hoy se ha logrado más de 5 años de expectativa de vida promedio en los pacientes adultos y mucho más alta en niños.

Adicionalmente, el jefe militar ruso explica que EEUU usó a Claudia Díaz para asesinar a Hugo Chávez con fármacos cancerígenos, pero basándose en declaraciones de funcionarios del gobierno de Nicolás maduro, y repite que la enfermera inoculó cáncer el presidente venezolano y que Estados Unidos la extraditó de España para evitar que revele la supuesta conspiración. “En particular, Kiríllov hizo referencia a las palabras de Nicolás Maduro, que el 18 de julio habló públicamente sobre la implicación de Estados Unidos en el asesinato de Chávez” , indicó Rusia Today .

Claudia Patricia Díaz Guillén, es una militar retirada de 48 años, está detenida en una cárcel de Florida , recién extraditada desde España, acusada de recibir sobornos milmillonarios gracias a los cargos que desempeño, por los delitos de “conspiración para cometer blanqueo de capitales” y por “lavado de capitales” haciendo uso de la banca de Miami, Florida. Díaz Guillén era una militar de confianza de Hugo Chávez que fue directora de la Oficina Nacional del Tesoro de Venezuela y secretaria del Fondo de Desarrollo Nacional (FONDEN), una institución creada por Chávez en 2005, para invertir los millonarios recursos que recibía el país suramericano por concepto de exportaciones de petróleo. Dirigentes opositores y organizaciones independientes criticaron el manejo opaco del FONDEN, hasta calificarlo como “la caja negra de Chávez” con fines geopolíticos. Se considera que este fondo manejó hasta 100.000 millones de dólares. Solo en 2011, recibió hasta 25% de las regalías petroleras. Díaz Guillén es esposa del también oficial del Ejército, Adrián Velásquez.

Adrián José Velásquez Figueroa , al igual que su esposa Díaz Guillen, fue aprobada su extradición de España a EEUU, por para ser juzgado por el delito de blanqueo de capitales en el que habría recibido “cientos de millones de dólares en sobornos” . Su caso está vinculado en el mismo expediente judicial en EEUU, además de su esposa, a Alejandro Andrade (alias el Tuerto) militar, y también fue edecán y tesorero de Hugo Chávez.

Como podemos apreciar no tiene sentido que quienes se beneficiaban de Hugo Chávez y formaban parte de su entorno más íntimo tuviesen razones para atentar en contra de su ‘gallina de los huevos de oro’. Asimismo, tenemos que suponer que — estando ahora en manos de la justicia de los Estados Unidos — existan razones para algunos jerarcas del régimen de Nicolás Maduro de desacreditar a la enfermera y edecanes de Chávez, por lo que puedan revelar a las autoridades estadounidenses sobre los intríngulis del manejo turbio de los recursos de Venezuela por los gobiernos del régimen iniciado por Chávez.

No obstante como lo señalé en entrevista para El Diario de Caracas, en 2013 , repito que estoy de acuerdo con que se nombre una comisión para investigar si el presidente Hugo Chávez fue asesinado, como solicitó el — para ese entonces — presidente encargado Nicolás Maduro. Pero, Maduro se puede llevar una sorpresa porque la historia nos demuestra que la mejor forma para encontrar a los asesinos de los jefes de estado, es observar quiénes son los que se beneficiaron con sus muertes…

Creo que si el régimen sospecha que Chávez fue asesinado, lo procedente es averiguarlo. En primer lugar, porque la historia nos muestra quienes cometen los magnicidios. Por ejemplo, el emperador Claudio murió envenenado y se culpa a su esposa Agripina porque quería que su hijo Nerón ascendiera al trono imperial. Para ello, usó al catador de la comida del emperador, Halotus, a su médico Jenifonte y a la envenenadora “de estado” Locusta. Todos de absoluta confianza de Claudio. También, Rodrigo de Borgia, ya nombrado Papa Alejandro VI, murió envenenado y su hijo, quien lo heredó, César Borgia era conocido como un asesino que usaba venenos para matar a sus víctimas.

Podría citar también el supuesto caso del envenenamiento de Napoleón quien habría sido intoxicado con arsénico por su asistente, el conde Charles de Montholon, virtualmente el servidor más leal de Bonaparte. Igual refiero al caso de Yasir Arafat, muy probablemente envenenado con polonio 210, un material radioactivo. Veneno que penetraría su organismo de manera oral. Los investigadores sugieren que se encontró evidencia del polonio en su cepillo dental. Lo cual indica que o alguien lo colocó en su pasta de dientes o en su comida. Por lo que se hace evidente la complicidad de una persona del entorno de Arafat, quien se regía por extremas medidas de seguridad que incluían probar su comida antes de que la ingiriera.

En relación a lo que indica Igor Kirillov, comandante de Defensa Radiológica, Química y Biológica de Rusia , de que a Chávez lo envenenaron. No sé en particular en el caso del rabdomiosarcoma, pero de manera general la respuesta es sí. Claro que se puede inocular un cáncer. En el campo experimental, se inocula o implanta cáncer en animales para investigar procedimientos y tratamientos para su curación. Pero no tengo conocimiento que se haga en humanos. Hipotéticamente se pueden inyectar líneas celulares cancerígenas, o un oncovirus, o carcinógenos químicos para producir un cáncer. Sin embargo si se hiciera en un humano, la víctima se daría cuenta, a menos que se le engañara diciendo que se le está inyectando por otras razones.

Por la vía oral se pueden contaminar alimentos con dosis de material radioactivo como el polonio, o aplicar otros venenos de esta forma. Aparte, podemos hablar de inhalación o de recibir dosis de radiación en el ámbito donde se desenvuelve la víctima. No obstante, lo cierto es que no se puede hacer nada de lo dicho sin que sea detectado por los mecanismos de seguridad que practica un mandatario contemporáneo, y en particular el servicio de seguridad que tuvo en vida Hugo Chávez.

Lo primero que se debería hacer es comenzar investigando quienes tienen la capacidad de producir un arma biológica de esta magnitud, destinada a matar o incapacitar a un presidente.

Algunos países han sido señalados con esta biotecnología como Estados Unidos, Rusia y China, pero hay otros, como Irán, Corea del Norte, o Cuba quien ha sido denunciada con facultad y potencial para desarrollar armas y agentes biológicos.

Como ha sido publicado recientemente, tenemos el caso del envenenamiento de Alekséi Navalni  destacado opositor ruso, hoy preso político por ‘delitos contra el estado ruso’, que se perpetró el 20 de agosto de 2020, cuando, a través de un agente nervioso, fue envenenado quedando en estado grave y salvado milagrosamente por la rápida intervención médica y de especialistas. Otras políticos, periodistas y opositores rusos, han sufrido ataques por  envenenamiento, aunque el Kremlin niega toda participación en ellos.

En 2018, tres personas en Inglaterra resultaron heridas y una persona falleció luego de la exposición a ‘ Novichok’ (un grupo de agentes nerviosos desarrollados en el instituto estatal de investigación química Gosniiokht por la Unión Soviética). La primera ministra británica, aseguró que el ataque fue un intento de asesinato “aprobado casi con toda seguridad… a un alto nivel del Estado ruso” . Se autorizaron cargos contra tres oficiales de inteligencia rusos que Rusia no ha extraditado por ser ciudadanos de ese país. También, el exespía ruso y crítico de Putin, Alexander Litvinenko, fue asesinado en Londres en 2006 después de que su té estuviera impregnado de polonio, un metal radiactivo que, según una investigación pública del Reino Unido, probablemente fue aprobado por el propio Vladimir Putin.

Mis recomendaciones serían las siguientes. Si a Chávez lo envenenaron, tiene que haber sido por medio de alguna inyección o por vía oral. La única forma de inyectarlo es que su equipo médico u odontológico lo haya engañado. El sistema de seguridad del presidente incluye distintos círculos y anillos de seguridad, los cuales por cierto están dirigidos por la inteligencia cubana, y conformados mayoritariamente por agentes cubanos. El círculo de seguridad sanitario y el equipo de profesionales, encargado de la salud del presidente, deben impedir que ocurra una inyección ni ningún otro acto médico no decidido por ellos. Por temor a un atentado Hugo Chávez siempre confió su salud a los médicos en Cuba. El círculo de vigilia del sueño del presidente impide que alguien se le acerque mientras duerme, y que el sitio donde pernocta no se encuentre contaminado por sustancias biopeligrosas. El círculo de seguridad de la comida y bebida que ingiere el mandatario procede de igual manera. De manera que los primeros investigados tienen que ser obligatoriamente los responsables de la seguridad y salud del presidente.

Por esto es por lo que digo que si el gobierno de Maduro abre una investigación verdadera, se puede llevar una sorpresa con los resultados, porque si bien es cierto que Chávez fue asesinado, todos sabemos quiénes conformaron los círculos y anillos de seguridad de Hugo Chávez, y a quien reportaban, además del presidente. De ser verdad lo que sería su magnicidio, dificulto que siguieran órdenes de los Estados Unidos. Habría necesariamente que apuntar para otro lado. Si algo han demostrado los gobiernos de EEUU, es que actúan de frente. Si requieren eliminar a algún enemigo que coloque en riesgo su seguridad nacional nunca han vacilado para ordenar su muerte sin detenerse a observar las leyes internacionales. En los Estados Unidos un presidente tiene la potestad de hacerlo en el marco legal estadounidense. Lo hemos visto recientemente en el caso de Aymán Mohamed Rabie az Zawahiri ​, conocido también como Aymán al Zawahiri, quien fue un cirujano y terrorista egipcio al mando del grupo yihadista Al Qaeda y muerto por un ataque con drones. También menciono el caso del fundador de Al Qaeda, Osama Bin Laden quien fue atacado y muerto en su propia casa en Abbottabad, Pakistán, por manos de fuerzas elite de EEUU.

Quiero señalar que la teoría del envenenamiento de Chávez es muy confusa y problemática, porque me imagino que a los hermanos Castro antes no les gustaba la idea, y ahora a Miguel Diaz Canel y su sala situacional menos, pues aunque ellos no participaran en dar la orden en semejante magnicidio, es notoria la presencia de los cubanos en el equipo de seguridad del presidente Chávez, y del total apoyo y soporte de seguridad que le brindan a Nicolás Maduro, lo cual de alguna manera u otra los podría señalar. Si a esto le agregamos que toda la supuesta ciencia médica cubana no pudo salvar a Chávez, la dictadura castrista quedaría en duda ante la historia por mentir. También hay que tomar en cuenta y decirlo, que no fueron la enfermera ni su esposo quienes se beneficiaron con la muerte de Chávez sino todo lo contrario. Están sometidos ante la justicia de EEUU con una alta probabilidad de terminar en la cárcel por unos cuantos años. Todo lector puede ver — sin mucho esfuerzo — quiénes salieron beneficiados si es que realmente hubo un complot para asesinar a Hugo Chávez.

Personalmente creo que Hugo Chávez murió como consecuencia del rabdomiosarcoma y sus metástasis.

Si el régimen establecido por Chávez considera que debe constituir una comisión de investigación, la única forma que tenga resultados creíbles es que sea conformada por renombrados especialistas forenses de universidades reconocidas nacionales e internacionales, donde no participen ‘expertos’ prejuiciados comprometidos con alguna parcialidad, porque si lo hacen los ‘peritos’ usos o cubanos ya sabemos cuáles van a ser los resultados.

Por último, llama la atención que sea Rusia y Venezuela quienes traigan en estos momentos el tema del supuesto envenenamiento del expresidente. En los próximos días seguramente veremos cuál es la estrategia que está por detrás de esta información… Foto

Vladimir Gessen / Informe 21