Deportes

Biden viaja a Nueva York para participar en la 77 Asamblea General de la ONU (Video)

 

Linda Thomas-Greenfield, embajadora de los Estados Unidos ante las Naciones Unidas, habla durante una reunión de la Asamblea General de las Naciones Unidas en la sede de las Naciones Unidas, el 23 de marzo de 2022.  

Los observadores dicen que Biden buscará equilibrar los intereses de los aliados estadounidenses y europeos de apoyar a Ucrania y aislar a Rusia, con la miríada de problemas que enfrenta el resto del mundo

 

¿Quieres recibir nuestro exclusivo boletín informativo en tu correo? ¡Suscríbete a #BoletinPatilla! El presidente Joe Biden se dirigirá a la Asamblea General de la ONU en Nueva York el miércoles, donde se espera que destaque los esfuerzos de Estados Unidos para fortalecer la seguridad alimentaria mundial y reponer el Fondo Mundial para combatir el SIDA y otras pandemias.

Por Voz de América

El viernes, la embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Linda Thomas-Greenfield, dijo que si bien los líderes no ignorarán a Ucrania, la reunión no estará dominada por ella. “Sabemos que mientras esta horrible guerra se desata en Ucrania, no podemos ignorar al resto del mundo. Hay conflictos en otros lugares”, dijo a los periodistas.

Greenfield describió tres prioridades de EEUU para la Asamblea General: abordar la inseguridad alimentaria mundial; promover la salud mundial y la seguridad sanitaria mundial; defender la Carta de las Naciones Unidas y dar forma al futuro de las Naciones Unidas.

“Creemos que este es un momento para defender a las Naciones Unidas y demostrarle al mundo que aún puede enfrentar los desafíos globales más apremiantes del mundo”, dijo.

 

Linda Thomas-Greenfield, embajadora de los Estados Unidos ante las Naciones Unidas, habla durante una reunión de la Asamblea General de las Naciones Unidas en la sede de las Naciones Unidas, el 23 de marzo de 2022.  

Los observadores dicen que Biden buscará equilibrar los intereses de los aliados estadounidenses y europeos de apoyar a Ucrania y aislar a Rusia, con la miríada de problemas que enfrenta el resto del mundo.

Estados Unidos y sus aliados intentarán convencer a los países no occidentales de que, si bien existe un enfoque muy fuerte en la guerra de Rusia contra Ucrania, a Occidente también le preocupa la crisis alimentaria mundial y [que] se convierta en [una] recesión mundial, y lo que eso le hará al mundo en desarrollo”, dijo a la VOA Richard Gowan, director de la ONU en el International Crisis Group.

Gowan dijo que durante la fase inicial de la invasión rusa de Ucrania, los diplomáticos occidentales exigieron apoyo para Ucrania de sus homólogos africanos y asiáticos, pero no escucharon sus preocupaciones sobre la seguridad alimentaria y las crisis económicas vinculadas a esta guerra.

“Ahora, Estados Unidos y los europeos realmente están tratando de enviar el mensaje de que simpatizan con las preocupaciones económicas del mundo en desarrollo y que trabajarán para abordar esas preocupaciones”, dijo.

Seguridad alimentaria y sanitaria Desde la invasión rusa de Ucrania, las exportaciones de alimentos y fertilizantes de la región se han interrumpido, lo que ha hecho subir aún más los precios de los alimentos tras la pandemia. Unas 828 millones de personas se acuestan con hambre cada noche, según el Programa Mundial de Alimentos.

El mundo ahora no está en camino de lograr el objetivo de la ONU de hambre cero para 2030, dijo Rob Vos, economista del Instituto Internacional de Investigación de Políticas Alimentarias.

“Necesitamos invertir mucho más en la agricultura y los sistemas alimentarios o, en particular, cambiar las cosas en los sistemas alimentarios para que sean más inclusivos, de modo que las personas pobres puedan obtener más beneficios de ellos, que los precios de los alimentos se mantengan bajos para que sean accesible, y esa producción se vuelve más resistente y sostenible”, dijo Vos a la VOA.

El secretario de Estado de los Estados Unidos, Antony Blinken, será el coanfitrión de una cumbre sobre seguridad alimentaria al margen de la Asamblea General el martes. El miércoles, Biden será el anfitrión de una conferencia sobre el Fondo Mundial para la Lucha contra el SIDA, la Tuberculosis y la Malaria. Estados Unidos ha donado 2.000 millones de los 6.000 millones de dólares comprometidos, para cumplir con los 18.000 millones que se necesitan a nivel mundial.

“Como nos recordó el COVID-19, las amenazas globales para la salud no respetan fronteras. Debemos abordar el COVID-19, la viruela del simio y otros brotes y debemos hacerlo juntos”, dijo Thomas-Greenfield.

Reforma del Consejo de Seguridad Estados Unidos buscará avanzar en los esfuerzos para reformar el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU), incluido “forjar un consenso en torno a propuestas sensatas y creíbles para ampliar la membresía del Consejo de Seguridad“, dijo Thomas-Greenfield.

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas está compuesto por cinco miembros permanentes con derecho a veto: China, Francia, Rusia, EEUU y el Reino Unido, y 10 miembros no permanentes elegidos por la AGNU.

Si bien la reforma del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas es una narrativa recurrente durante décadas en el organismo mundial, Estados Unidos ha dicho recientemente que quiere trabajar en ello, dijo Gowan.

“No creo que la administración de Biden tenga un plan muy claro sobre qué tipo de reformas le gustaría ver en la Carta de la ONU“, dijo Gowan. “Pero desde los ataques de Rusia a Ucrania en febrero, muchos diplomáticos en Nueva York han estado preguntando si esta organización es apta para [su] propósito, y EEUU está respondiendo a esa sensación general de que se necesitan algunas reformas en la ONU en luz de este conflicto.”

Gowan agregó que al mostrar que está abierto a la reforma, la administración de Biden puede arrinconar a China y Rusia al resaltar su renuencia a reformar el consejo donde tienen derecho a vetar decisiones importantes sobre seguridad global.

Thomas-Greenfield señaló que EEUU se ha abstenido y seguirá absteniéndose de ejercer su poder de veto, excepto en circunstancias “raras y extraordinarias”. “Desde 2009, Rusia ha emitido 26 vetos, 12 de los cuales se unieron a China, y Estados Unidos solo ha usado nuestro veto cuatro veces desde 2009″, dijo.

Dijo que Biden consultará con otros líderes durante la sesión de alto nivel de la asamblea para llegar a un consenso sobre la expansión del consejo.

Los observadores dicen que las perspectivas de la reforma del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas son sombrías. Un punto clave de controversia es si se deben crear nuevos puestos permanentes y si deben tener poder de veto. Se están discutiendo propuestas para crear una nueva categoría de miembros permanentes sin derechos de veto.

Reporte de Sofía Pisani para VOA y lapatilla.com

https://jvlaq.gigbitz.com/wp-content/uploads/2022/09/WhatsApp-Video-2022-09-20-at-7.51.24-AM.mp4